Mundo 2019: 'prueba de estrés'




Por Rogelio Ríos Herrán 

Lo dijo con toda claridad Antonio Guterres, Secretario General de la ONU, en su mensaje de año nuevo 2019: “Estos son tiempos de ansiedad para muchos y nuestro mundo está pasando por una prueba de estrés”.

La ansiedad que sentimos ante los acontecimientos mundiales negativos que dibujan un panorama mundial sumamente preocupante deriva, creo yo, de que la visión nacionalista obsoleta que muchos líderes globales comparten, en realidad, va en sentido contrario de como avanza el mundo: la globalización no se detiene por la acción de unos gobiernos o líderes, es un proceso que resiste fuerte a la ola nacionalista y que terminará por derrotarla.

Será, sin embargo, una confrontación que dejará cicatrices en todos nosotros, gobiernos y pueblos del mundo. El cambio climático, el libre comercio internacional y las migraciones internacionales son tendencias imparables en el siglo 21, pero el Estado-Nación soberano y cerrado se resiste a adaptarse el nuevo entorno mundial.

Si se resiste durante demasiado tiempo, terminará simplemente por ser arrasado por las fuerzas económicas y sociales que son superiores en fuerza y extensión a la capacidad de cualquier Gobierno nacional, por más poderoso que sea, para “blindarse” ingenuamente en contra de la marea globalizadora.

¿Será el 2019 un año de avances en la lucha contra el cambio climático? La continuidad del Acuerdo de París sobre Cambio Climático (tras la reunión COP24 en Polonia en diciembre pasado) así parece indicarlo.

¿Impedirán los países proteccionistas como Estados Unidos el avance del comercio multilateral internacional? La entrada en vigor entre un grupo inicial de 12 países (México entre ellos) del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP, por sus siglas en inglés) modificado nos indica que no lo impedirán.

El Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular concluido el año pasado, primer acuerdo normativo de las migraciones internacionales y de protección a migrantes indocumentados, nos revela que el problema de los flujos migratorios internacionales no será solucionado con muros, fosos ni barreras tradicionales en las fronteras.


“Somos la primera generación”, nos dice el analista y columnista Thomas Friedman, “para quienes ‘después’ será el tiempo en que todos los amortiguadores de la Madre Naturaleza, todas sus llantas de repuesto, todos los trucos del oficio y las herramientas para adaptarse y balancearse se habrán agotado o quebrado. Si no actuamos juntos rápidamente para mitigar esas tendencias, nosotros seremos la primera generación de humanos para quienes ‘después’ será ‘demasiado tarde’” (en su libro “Thank you for Being Late. An Optimist’s Guide to Thriving in the Age of Accelerations”. New York: Picador. Farrar, Straus and Giroux, 2017, p-198).

Hay que actuar ahora, no después, nos dice Friedman. Y hay que hacerlo en grupo, colectivamente en pensamiento y acción.

Guterres añadió en su mensaje navideño un sentido de urgencia refiriéndose a la amenaza del cambio climático: “Es hora de aprovechar nuestra última mejor oportunidad. Es hora de detener el cambio climático descontrolado”.

Los mensajes del nacionalismo y el ultranacionalismo (Bolsonaro en Brasil, Trump en Estados Unidos) se estrellan de frente a la globalización. Serán vencidos al final, pero su resistencia retrasa los esfuerzos multilaterales por atacar al cambio climático, abrir el comercio y regular la migración internacional.

Si en el 2019 hay un hilo de esperanza respecto al avance de las mejores causas económicas y sociales y en lo que toca al combate contra el cambio climático, será el hilo que nos une a los ciudadanos del mundo: somos seres globales, no nos limitan las fronteras artificiales y nuestros derechos son universales.

Desde el pueblito más alejado en la Sierra Madre en México, una aldea en el Amazonas brasileño o los barrios de las grandes metrópolis europeas, todas y cada una de nuestras voces cuentan para construir un mundo mejor. Esa es nuestra fuerza, ¡feliz año nuevo 2019!

Comentarios