Tijuana decide hoy




Por ROGELIO RÍOS HERRÁN

Por dos razones será en el debate de hoy en Tijuana en donde se defina el rumbo de esta elección presidencial: por la importancia de esta pujante ciudad fronteriza y porque se abordarán los temas que involucran a la posición internacional de México.

¿Han estado alguna vez en Tijuana? Si es así entenderán de lo que les hablo: es el ideal de la ciudad mexicana fronteriza del norte: intensa actividad comercial, industrial, agrícola, un flujo incesante de migrantes que van de paso o que se quedan; y, como cereza en el pastel, la convivencia perfecta con la economía y cultura de Estados Unidos, sin muros físicos ni culturales, todo fluye en inglés o en español, de éste o del otro lado de la frontera.

Tijuana no es simplemente “la puerta a México”, sino la ciudad de la frontera norte que ha generado la nueva cultura fronteriza con su lenguaje propio que nos permite saber con absoluta certeza que la convivencia entre mexicanos y estadounidenses es posible, necesaria y benéfica para todos, no importa lo que suceda en Washington, D.C.

¿A qué van los candidatos presidenciales a Tijuana? Es verdad que a debatir entre ellos en la sede de la Universidad Autónoma de Baja California sobre comercio exterior e inversión, combate al crimen trasnacional y derechos de los migrantes. Pero, sin saberlo quizá, van a algo más trascendental: a mostrarnos quién tiene madera de gobernante.

Basta ver los casos de fronteras peligrosas, en donde la convivencia lleva a las naciones al borde la guerra (Corea del Sur y Corea del Norte) o a tragedias humanitarias (israelíes y palestinos en Gaza) para darnos cuenta de lo valioso que se ha logrado en Tijuana: la convivencia armónica, no exenta de problemas, pero abrumadoramente pacífica.

Eso nos han enseñado los tijuanenses, a vivir con los estadounidenses, a entendernos con ellos, a compartir lenguaje y cultura, hacer negocios, etcétera. La vida diaria de Tijuana (como la de Ciudad Juárez, Nuevo Laredo, Reynosa, etc) es la prueba de que sí se puede convivir y construir una comunidad binacional.

Así lo sentí cuando visité la frontera tijuanense hace años. El cruce con mayor tráfico en el mundo, el de Tijuana-San Ysidro, me impresionó porque me dio la certeza de que no hay barreras que detengan a ningún pueblo cuando fluye hacia un lado u otro de la frontera animado por las oportunidades de trabajo y por los beneficios mutuos para estadounidenses y mexicanos.

A lo que van hoy los candidatos presidenciales a Tijuana es a definir qué lugar ocupa México en el mundo, cómo va a enfrentar los problemas económicos globales, con qué fortalezas cuenta para hacerlo, cuáles son sus puntos débiles. ¿Habrá o no un nuevo TLCAN? ¿Desaparecerá la mediana y pequeña industria mexicanas ante el avasallamiento de las grandes empresas? ¿Nos asumiremos abiertamente como un país de migrantes y de migraciones nativas y externas o seguiremos en la negación?

Yo quiero que los candidatos hablen sobre eso, no sobre ataques personales o las invasiones brutales a la privacidad de Andrés Manuel López Obrador con referencia a su estado de salud, es increíble qué tan bajo se puede caer en una campaña electoral cuando los contrincantes no argumentan y solamente atacan a la persona, no a sus ideas.

¿Quieren rebatir al Peje? Se pueden enfocar, por ejemplo, a debatir con altura sobre esto: “La inestabilidad de la economía mundial nos obliga a repensar nuestra política económica con miras a fortalecer el mercado interno. Una economía nacional fuerte puede aportar mayor estabilidad y mitigar los efectos de la volatilidad global” (en Pejenomics).

¿No queremos acaso una economía nacional fuerte? ¿Hacia dónde es el cambio que se necesita? AMLO propone su Pejenomics con ideas de altura y diagnósticos precisos sobre los problemas económicos, desde hace mucho tiempo no veía yo una propuesta tan completa, objetiva e interesante sobre la economía mexicana.

José Antonio Meade, un hombre muy preparado, puede seguramente debatir sobre eso, lanzar sus propias propuestas económicas. Ricardo Anaya y Jaime Rodríguez igualmente deberán entrarle a la batalla de argumentos, no quedarse en el pantano de los ataques personales.

Tijuana los observa, señores candidatos. No se trata de “pegarle” al Peje, sino de discutir propuestas. México entero está al pendiente de ustedes. Aprendan de los tijuanenses, hablen directo, claro, sin rodeos desde la ciudad que nos abre los ojos al potencial de los mexicanos: Tijuana es la frontera, sí, pero al mejor México posible. Hoy sabremos hacia dónde vamos. Tijuana decide hoy.

rogelio.rios60@gmail.com




Comentarios

Patricia Flores dijo…
Saludos Rogelio, siempre tan sereno en tus análisis, felicidades!
Bien Rogelio. Buena propuesta para la discusión de hoy en la noche.
No me conoces, pero igual, te mando un cordial saludo.